Blogia
nataciontucumana

PARA APRENDER! A SER BUENOS NADADORES

PARA APRENDER! A SER BUENOS NADADORES

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo afrontar una competición?.

Creo que no hay una pregunta más repetida que:

 

“¿Qué hago para

competir mejor?”

 

. Es evidente que ante las competiciones existe todo un

mundo de sensaciones que se experimentan, algunas positivas y otras (la

gran mayoría) negativas. Pues bien a través de este articulo vamos a

intentar crear un cambio de actitud ante la competición.

Para afrontar todo esto vamos a abordar aspectos tales como:

·

 

Los nervios: el gran “enemigo”

, o ¿no?. Partiremos

haciéndonos una pregunta:

 

¿Qué siento yo en la competición?

.

Como es normal hay un montón de emociones: ansiedad,

miedo al fracaso, ilusión, ganas de ganar, etc. ; pero sobre

todos nerviosismo, algo que no se puede evitar y de hecho

hasta cierto punto no se debe evitar. Para tranquilidad de

muchos, el nerviosismo es positivo, siempre (y aquí esta la

pega) que seamos capaces de controlarlo. Existe un cierto

grado en que los nervios son beneficiosos ya que nos

recuerdan que estamos compitiendo y nos

 

activa

, esta

“activación” nos predispone para nadar mejor, ya que:

aumenta la frecuencia cardiaca, aumenta la temperatura del

músculo favoreciendo su contracción… y otras historias que

no vienen al caso. En resumen los nervios (dolor de barriga,

ganas de orinar, etc.) son positivos siempre que no nos

dominen, es decir que desayunemos normalmente (ya que

someteremos al cuerpo a un gran esfuerzo y es necesario

alimentarlo) y que no variemos nuestras rutinas diarias (aseo,

sueño, etc.); si conseguimos dominarlos seremos capaces de

competir mucho mejor.

·

 

“Saber competir”:

Vayamos poco a poco, lo primero es que

sepamos que significa esta expresión, pues bien esta

expresión (tan utilizada por los entrenadores) es dar el

máximo controlando en todo momento la situación

competitiva.

 

¿Y eso que es?

Pues bien no es otra cosa que

conocer cuales son nuestras capacidades (hasta donde

podemos llegar) y actuar en consecuencia, ¡ojo! no significa

que me reserve nada, sino todo lo contrario que de lo mejor

de mí, pero siempre conociendo mis límites.

 

¿Y eso se

aprende?

 

Pues sí, con experiencia y cabeza. Reflexiona

sobre:

 

“¿Cómo he nadado?, ¿Cómo podría mejorar?,

¿Dónde he fallado? y ¿Qué sensaciones he tenido?”

 

.

Desgraciadamente la reflexión no es algo habitual (por no

decir inusual) siempre tenemos mucha prisa por acabar. Pues

bien aquí esta el secreto: a lo mejor competir no implica

“saber competir”. Los entrenadores os pueden ayudar, pero la

mayor parte de este trabajo es vuestra, atreveros a preguntar

al entrenador:

 

“¿Cómo lo he hecho?, ¿Dónde crees que he

fallado?, etc.”

 

; claro que las preguntas tienen respuestas, ¿y

si no es la respuesta esperada? ¿Qué hago?. Entonces

corrígelo (o por lo menos inténtalo), pide ayuda; en ese

preciso momento estarás

 

“aprendiendo a competir”

.

·

 

Características de un buen nadador:

Para terminar vamos a

ver una serie de características que tienen los grandes

nadadores. Veamos lo que diferencia a un buen nadador de un

“bañista”:



 

Ofrezco y acepto consejos.



 

Intento ser un buen compañero.



 

Podría entrenar solo si el entrenador me guiase.



 

Me divierto entrenando y compitiendo.



 

Caliento solo, sin necesidad de nadie.



 

No me reservo nada para hacer un esfuerzo al

final.



 

Veo la competición como una oportunidad de

mejorar.



 

Justo antes de la salida me concentro en hacerlo

bien.



 

Le pido al entrenador que me diga lo que he

hecho mal.

Es cierto que son mogollón de cosas, pero nadie dijo que iba a ser

fácil. Solo una cosa más, el buen nadador y el buen competidor, es el fruto

del trabajo constante y del análisis; por lo tanto pararos a pensar un poco,

no tengáis tanta prisa por acabar y disfrutar de este magnifico deporte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres